Veo mi sonrisa reflejada
y hoy, como siempre, lloro.
Lloro una lágrima eterna
congelada en gotas de tiempo, lloro.

Oigo mi risa fluir y disolverse,
la oigo retorciéndose en mi pecho y lloro.
Lloro con lágrimas hechas de suspiros, lloro.

Camino y, en el vaivén de una rama,
adivino el infinito y lloro,
con el corazón atado al infinito lloro.

Levanto la mirada , el sol me dice adiós,
y sus rayos se transforman en lágrimas.
“Sí” – me dice- “en cada ocaso y con cada amanecer,
tras el velo de turquesa incenciado,
lloro siempre,
lágrimas de fuego, lloro”.

Be Sociable, Share!
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>