Todo lo que puedo ver hoy
es lo que vi ayer,
pero con ojos nuevos,
a través de estas lentes de agua salada
que recogen el incendio del mundo
y lo convierten en una lluvia de color.

Todo lo que puedo sentir hoy,
es lo que sentía ayer,
pero con un corazón nuevo
que ha abierto sus ventanas
para que el viento barra sus paredes
y el sol ahuyente su oscuridad.

Todo lo que fui ayer,
es lo que soy hoy,
viendo como las aguas
se arremolinan y se calman,
baten entre sí y contra las rocas,
se reconcilian y fluyen.

Todo lo soy hoy,
es lo que siempre fui
un observador de aguas
sentado en una roca,
junto al río.

Be Sociable, Share!
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>